**TEST**
Creato da viajera67 il 22/02/2009
los viajes de mi vida

Area personale

 

Archivio messaggi

 
 << Marzo 2020 >> 
 
LuMaMeGiVeSaDo
 
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
 
 

Cerca in questo Blog

  Trova
 

FACEBOOK

 
 

Ultime visite al Blog

ScattolandoOscuro51marbia52amin_dzzsyd_kneeinlumil_tuo_schiavo_1958barbysalernolaecoriflessanellalunaaisp62aura19muomaniclaudina77Roy.Batty
 

Chi puņ scrivere sul blog

Solo l'autore puņ pubblicare messaggi in questo Blog e tutti gli utenti registrati possono pubblicare commenti.
 
RSS (Really simple syndication) Feed Atom
 
 

 

baile

Post n°33 pubblicato il 26 Febbraio 2009 da viajera67

El baile:

Despertó a las seis de la tarde, volteó en sus sábanas, le daba pereza salir de la cama pero había quedado con sus amigos para la gran fiesta de fin de año. No tenía ganas de pasar toda la noche tomando copas y bailando, fingiendo estar mejor de lo que se sentía. Quería quedarse en la cama, leer un libro, no pensar en su vida.

Los balances nunca le habían cuadrado. Se acordó de una canción de Ornella Vanoni que escuchaba en un carro viajando por el sur de Italia, “mañana es otro día”, en aquel entonces era feliz, miraba las torres sarracenas, la belleza del paisaje, una foto a Santa María de Leuca, en el punto que marca el encuentro entre el Adriático y el Tirreno, frente a Grecia y la Albania, encima de África.

Allí estaba, paseando por las blancas callejuelas de Otranto y de Gallipoli, una fiesta popular, las mujeres enloquecidas con el baile de la tarántula, quería quedarse con ellas, mover su cuerpo hasta desmayarse, sentirse una salvaje, bailar, amar y reírse hasta perder la noción del tiempo y del espacio.

Pero tenía que regresar a su mundo, esto lo sabía, ponme la Vanoni anda, mañana cuadraré mis cuentas.

Había cogido un avión y había regresado a su vida de siempre, su plata, sus amigos, su trabajo en la universidad. Esto le daba equilibrio, no podía negarlo. Una linda casa en el centro de Madrid, unas copas el domingo al rastro, unas noches locas en el barrio de Chueca.

Miró el reloj: casi las siete y todavía no tenía ganas de salir de su cama. Prendió un pitillo, miró el techo, se sentía bien, ¿cómo negarlo?, Pensaba viajar a las Maldivas durante las próximas vacaciones, todo organizado, of course, el horario de salida y de llegada, las excursiones en la playa, las noches en las discos de ambiente.

Tal vez tanta felicidad le daba miedo, la vida pasa factura, si no tienes lo que deseas te sientes vacía. Siete y veinte, segundo pitillo y ninguna ganas de levantarse.

Hacía un siglo que no le escribía, no sabía nada de ella, donde estaba, como vivía, una despedida solícita al aeropuerto de Roma, miedo, deseo y ganas de no volver atrás. Pero ahora que estaba donde estaba extrañaba el agua cristalina del mar de Gallipoli.

Un cuarto para las ocho, ojeó uno de sus cajones tirado al suelo: su tesis doctoral, los deplians de las Maldivas, una invitación para una charla a Granada; todo excepto lo que más le importaba.

Cogió el teléfono y marcó un número, ¿qué estaba buscando con aquella llamada? No lo sabía ni le importaba saberlo. Oyó una voz y colgó. “¿Pronto?”, un día este pronto la hubiera hecho volar, ahora no sabía donde ponerlo en su vida. ¿Qué le acordaba aquella voz? No quiso averiguarlo.

Entró en la ducha y se miró al espejo. Una crema para las arrugas, otra para el pelo, esmalte para uñas. “¿Pronto?” ¿Qué hubiera sido de su vida si no hubiera cogido aquel avión? Las nueve y vente, un par de zapatillas y a bajar a buscar a su gente.

Una llamada para confirmar su llegada y unos vente minutos libres para pasear por Madrid. Se acercó al barrio de Lavapies, un barrio pobre, lleno de inmigrantes, casi le daba miedo entrar allí. Aquello había sido su barrio, había pasado allí las mejores tardes de su vida. La filmoteca de Santa Isabel, La terrazas de Argumosa, un portal lleno de sueños en la calle Cabeza.

Las cuentas empezaban a cuadrarle con unas arrugas más y unos sueños menos. Cogió un taxi y se dirigió al barrio de Chueca. Madrid repleta de gente, vente para las doce, iba a llegar tarde y poco le importaba. En Buenos Aires eran las tres de la tarde,¿qué estará haciendo? todavía a tiempo para volver a llamarla. ¿y para decirle qué? Habían cambiado tantas cosas desde entonces, deseaba verla y al mismo tiempo necesitaba huir de su mirada. Mejor quedarse con el recuerdo.

Volteó y miró el reloj. Eran casi las nueve y todavía seguía en su cama. Había soñado algo raro, estaba turbada y no sabía explicarse el por qué.

 
Condividi e segnala Condividi e segnala - permalink - Segnala abuso
 
 

Junto a ella.

Post n°30 pubblicato il 26 Febbraio 2009 da viajera67

 

Se sentó en la cama junto a ella.

 

quería deslizar su mano debajo de las sábanas, desabrocharle el camisón, recurrir su cuerpo con las yemas de los dedos, despacio, para que no despertara, estaba preciosa mientras dormía sin sospechar su presencia, sus pantorrillas arrancaban espacio entre colchón y sábanas, quería posar la lengua entre sus nalgas, despacio, para que no se asustara, una noche de juerga, estaba preciosa la señora, le había dicho que la despertara a las ocho, tenía una cita con la sobrina del embajador o algo por el estilo, un jugo de naranja y una tónica después de la ducha, y con mucho hielo, servida en su cuarto.

 

Pero no quería que despertara ni que se fuera con la embajadora esa, quería ponerse en la cama junto a ella, contarle de las noches que esperaba despierta su regreso a casa; cuando llegaba con su mercedes, y veía el chofer que la acompañaba hasta su cuarto, mientras ella miraba sus pasos desde el cierre de la puerta. La señora subía la escalera, despacio, le hubiera gustado tocarla despacio, le quedaba preciosa la falda roja con manchas negras, vislumbraba sus piernas, hermosas piernas blancas levemente bronceadas que ahora podía alcanzar con sus manos, pero no se atrevía, la señora podía despertar, pedirle la tónica antes de la ducha, bostezó y se movió, abrazó la almohada, se moría para tocar aquellos párpados a punto de abrirse a la luz del sol.

 

La Señora se estiró, abrió las piernas, por Dios no lo hagas, luego se fregó los ojos y susurró: “Ya son las ocho, ¿verdad Cecilia?”, “le he traído el desayuno, señora. Tostada con mantequilla y jugo de naranja.” El mechón rubio le cubrió la cara; Cecilia se fijó en sus dedos delgados, en sus uñas pintadas, en su cuerpo serrano. “Pásame el albornoz Cecilia, que me doy una ducha”. “¿Almuerza en casa, señora?”. “No, Cecilia, tengo tarde de golf.”. Otra tarde sin ella. ¿No podía jugar al golf en el jardín de su casa? Le encantaba verla desde la ventanilla del salón mientras le preparaba el almuerzo. ¿Qué razón tenía para irse hasta el club?

 

 

 

II.

 

El chofer estaba listo para acompañar a la señora hasta la casa de la sobrina del embajador. Había limpiado el Mercedes dejándolo luciente, como nuevo. Le abrió la puerta. La señora se estiró las piernas y entró a su carro. Preciosa. La señora estaba preciosa. Carlos apagó la radio. A la señora no le gustaban las noticias. “Ponme un poco de clásica, por favor”. Carlos sintonizó en radio Chopén. La señora bajó la ventanilla de su carro y disfrutó del viento que le mojaba la cara. “Mucho calor en Lima este verano, ¿verdad Carlos?” “Sí, señora”. “Esta noche hay una fiesta en casa del arquitecto Rodrigo…” “Hay toque de queda, señora”. “Sabes que tengo pase, Carlos.” “Sí, señora.”

 

Carlos no soportaba ver borracha a su señora. No le gustaba acompañarla hasta su curto cuando ella regresaba a casa feliz como si nada, cantando canciones a voz en cuello desde su carro, mientras la gente esperaba, miedosa, el fin de la dictadura. Durante la noche los militares paraban su carro en cada esquina, él enseñaba su pase, la señora tragaba su whisky, pero Carlos se fijaba en aquellos jóvenes manchados de sangre al lado de los tanques, la señora adoraba la clásica. “En Miraflores, Carlos, esquina con malecón 28 de julio”. “Sí, señora”. “Ven a recogerme a las ocho, tienes tarde libres”. “Gracias, señora”.

 

III.

 

Cuando Carlos tenía tardes libres iba a ver a su familia que vivía en una barraca en las afueras de Lima. A las cuatro de la tarde cortaban el agua, la luz eléctrica no llegaba hasta el cuarto en el que Carlos había nacido. Carlos se quejaba con su madre por la falta de luz eléctrica en casa. “No la necesito, hijo. Tu padre baja a ver el partido al bar, se bebe sus cervecitas y cuando vuelve a casa me encuentra dormida y se pone tranquilito en la cama”. “De acuerdo, madre, pero la luz es necesaria…” “Un gasto más, hijo”. Carlos pensaba en su departamento lleno de luces en la residencia de la señora. A veces se quedaba leyendo novelas hasta noche honda. De pequeño quería ser escritor, ahora el consuelo de libros escritos por manos de otros. No soportaba la idea que su mamá no tuviese luz. Ni agua, ni teléfono, ni lavadora, pero su mamá le daba besos cuando lo veía llegar con su mercedes nueva. “Es de la señora, mamá”. “Te queda muy bonito el traje, hijo, pareces un señor. “Soy un chofer, mamá”.

 

Luego pasaba a ver a su papá y lo encontraba, como siempre, sentado con otros hombres a tragar cerveza. “Ven aquí, hombre, una cerveza pa’ mi hijo”. Ahora bebía y se acostaba. Cuando era joven volvía a casa borracho y pegaba a su mamá. Carlos despertaba por la noche y salía a protegerla. “Maricón”, le gritaba su papá, porque a Carlos le gustaban demasiado los libros para ser un hombre con huevos bien puestos. “Maricón, lo saben todos que sigues atado a la falda de tu mamá”. “No la toques, papá, ¡ponte en la cama y duérmete de una puta vez!”

 

Ahora tragaba cerveza con su papá. Era viejo, el hombre, ya no molestaba más pero a veces Carlos lo odiaba, como cuando era niño y le decía maricón para joderle la vida.

 

Carlos no era maricón. Nunca se había acostado con un hombre, ni había deseado hacerlo, pero las mujeres le daban miedo, eso sí. Las respetaba, demasiados libros en la cabeza, su padre tenía razón. A las mujeres les gustaban los hombres fuertes y él era sensible, indefenso, encima pobre. No tenía plata ni para invitarlas a un cine. ¿Para qué quieres ir al cine con una chica? Le preguntaba su padre. Pero él pegaba a su mamá. Y eso, a Carlos, no le gustaba.

 

Pensaba en eso cuando se alejó de su barrio para dirigirse hasta Miraflores donde lo esperaba su señora. Se identificó en la entrada de la casa y entró con su carro. La señora se le acercó sonriente: “una tarde estupenda, Carlos, le he ganado cuatro a uno al hijo de la sobrina del embajador.” “Estupendo, señora”. “Te gusta el golf, Carlos?” “Prefiero el football, señora” “Veinte dos hombres luchando para una sola pelota. Un día te vienes conmigo a un partido de golf…” “No me gusta recoger pelotas, señora…” “No tienes que hacerlo, te quedas allí mirando. ¿No te aburres parado en el carro todo el día?”. “Aprovecho para leer y escuchar noticias, señora” “Son tan aburridas. Siempre hay huelgas y violencias y terroristas que atracan a bancos o ponen bombas en las calles donde niños inocentes…” “Sí, señora”. “Aquí en el malecón, Carlos, a la derecha…” “Conozco la calle, señora…”. “¿Quieres subir un rato a la fiesta?” “Prefiero esperarla fuera, señora.”

 

 

IV.

 

Carlos se paró fuera a esperarla. Oía la música y veía hombres y mujeres con ropa bien puesta que salían a tomarse copas en la terraza. A las doce y cuarenta la señora abrió la puerta de su mercedes y entró en su carro. A Carlos casi le da un susto: estaba medio dormido. “Vámonos a casa, Carlos, ya estoy harta de fiesta y de cócteles”. En la avenida Arequipa el primer bloque policial. Carlos vio a un chico sentado en el suelo. Atado manos y pies, con la sangre que le colaba de la sien, miraba a Carlos y a la señora esperando fueran periodistas o por lo menos buena gente. Carlos no podía decir nada: era sólo un chofer. La señora miró hacia el chico, le salió una mueca entre el miedo, la compasión y el deseo de encontrarse en otro lugar. “Listo”, dijeron los del ejercito, “que tenga un buen viaje, señora”. La señora no contestó. Tragó un poco de whisky, demasiada clásica en la cabeza. Carlos conducía en silencio. “¿Era un terrorista, verdad Carlos?” Rompió la señora. “Tal vez un simple estudiante, señora”. “¿Por qué protestan tanto, Carlos?” “Hay quien no tiene un pase como el suyo, señora, y le apetece igual que a Usted disfrutar de las noches de Lima.”. “Es que no hay orden en esta ciudad…” “Usted, señora, habla mucho de Europa, pero ¿sabes qué pasa en estos momentos en las universidades de París mientras aquí estamos en plena dictadura militar?” “Allí la gente está más acostumbrada a la libertad, Carlos.” “Puede ser, señora”. Y pensó en el chico sentado al lado del tanque… “Ponme un poco de música, ¡anda!” “Está prohibido, señora. Dentro de nada llegamos a su casa. Allí puede hacer todo lo que desea, señora” “Allí me siento presa”. “¿Qué dice, señora? Usted tiene una casa bien bonita…” “Perdóname, Carlos, es que estoy un poco borracha y la ciudad vacía me da miedo…”

 

V.

 

Cecilia los esperaba desde la tarde. Había estado mirando desde la ventana a cada rato. A ver cuando llega la mercedes con la señora adentro. No tenía vergüenza de su pasión hacia la señora. Se sentía libre, acababa de regresar de Europa, había vivido en París varios años y allí había descubierto su amor hacia las mujeres. Los chicos le parecían fríos, no ligaba con ellos. En cambio las francesas le parecían hermosas, dulces, interesante, mujeres con estilo, vaya. Trabajaba en una pastelería del centro y había descubierto que la dueña era lesbiana y vivía con su pareja. Al principio la cosa le pareció rara pero poco a poco se fue acostumbrando y hasta llegó a gustarle la relación entre mujeres.

 

Cuando iba a fiestas privadas veía a las mujeres que se acariciaban los hombros, las espaldas, le parecía erótico el ambiente que se creaba. Un día se dio cuenta que Elena, la morena, le gustaba un montón. Entraba todo los días en la pastelería a comerse su bollo y su café con leche. Sabía que era lesbiana, era una de las íntimas de las dueñas. Cecilia era joven, no tenía prejuicios. Pero se descubrió esperándola cada mañana, necesitaba su sonrisa, y un día incluso le preguntó su nombre y otras cosas más.

 

La volvió a ver a una fiesta, y sí que ya eran casi amigas. La vio mientras charlaba con una rubia, no le quitó los ojos de encima, quería que la mirara, que le dijera algo, pero Elena ni la veía, ni se acercaba, nada. Cecilia la miraba de reojo, a ver si alguien se da cuenta y me toma por pervertida. Bueno, en un ambiente así todo era normal, pero ella controlaba su deseo, o por lo menos esto intentaba. Cuando de repente se da la vuelta y ve a Elena besándose con la rubia. No sabe lo que le pasó: miedo, envidia, celo, ni se lo preguntó.

 

Tuvo ganas de huir, de volver a su casa, de ordenar sus ideas. Cogió sus cosas y se dirigió hasta la puerta donde encontró la mirada de sus amigas. “¿Ya te vas?” “Lamento, no estoy bien” y se sonrojó como a una niña. Por las calles de París se sintió perdida. Quería abrazar a Elena, quería darle un beso, pasear con ella, quería no haber visto lo que vio. Esperaba solo que sus amigas no se hubiesen dado cuenta de nada. Pero las mujeres son listas y se habían enterado de todo.

 

 

Elena no había vuelto a la pastelería, y esto la molestaba. “¿Se habrá enterado de algo? ¿Tendrá otras cosas qué hacer, está pasando de mí?” Preguntó por ella y volvió a sonrojarse. “¿Te pasa algo mi amor?” “Pienso que me guste Elena” comentó de repente. “¡Ésta sí que es una noticia!! ¡Brindemos, mujer!!”. “¡Pero no sé qué hacer!!” “Que seas natural cuando la veas. ¡Nada más, corazón!!” Y fue así que poco a poco Cecilia entró de lleno en este mundo que ella misma no sabía ni como definir. Años después, cuando ya era una veterana del ambiente, decidió volver a Lima, a casa de su abuela. Estaba mal, la pobre, y consiguió a Cecilia un trabajo como camarera en la casa de una señora muy distinta, de un barrio alto de la ciudad.

 

Tenía veintiocho años Cecilia, necesitaba un cambio en su vida, París se estaba volviendo loca en aquel mayo del ’68, muchas mujeres, muchas historias en la cabeza. Lima una temporada no le vendría mal. Pensaba en esto cuando vio el carro de la señora que entraba por el jardín de su casa. Está loca la tipa, pensaba, ir dando vueltas por Lima a estas horas de la madrugada. Pero era justo esto lo que le gustaba de ella: su vida bohemia en una Lima en plena dictadura militar.

 

 

VI.

 

Lo primero que vio fueron sus piernas blancas que bajaban del carro, sus pies borrachos que deslizaban en el suelo. Otra noche de yerga, pensó Cecilia. Bajó a buscarla emocionadísima. Quería abrazarla, llevarla a su cama. “¿Desea algo, señora?”. Un baño caliente y una copa antes de acostarme. “Le preparo la copa, señora.” No le gustaba que tomara copas sin parar, pero esto quería decir que la iba a ver un rato más, cuando su cuerpo perfumado salía del baño, cuando se quitaba el albornoz y se ponía el camisón. Lo hacía de espalda pero Cecilia vislumbraba sus piernas ligeramente mojadas, el sostén pegado a los hombros más hermosos que hubiese visto nunca, intentaba decir algo pero la voz no le salía, un comentario, una noticia, ¿qué podía interesarle a la señora?”. “Gracias, Cecilia, mañana no me despiertes. Dormiré hasta tarde”. “De acuerdo, señora”. Y serraba despacio la puerta lanzando una última mirada al cuarto de su deseo, luego a su cama, abrazando la almohada como si fuera ella.

 

 

“Tengo que hacer algo” pensó Cecilia, “por lo menos que se quede conmigo a charlar un rato antes de acostarse, que seamos amigas, que le cuente mis cosas, que comparta las suyas.” La señora había viajado a París pero nunca le preguntaba nada sobre su vida en París. Hablaba París como si hubiera nacido allá. Para Cecilia París eran los labios de Elena que un día había conseguido tocar, eran sus paseos en el barrio latino, sus tostadas, sus cafés con leche.

 

 

Y luego en la cama con ella leyendo a Cortazar: ”Toco tu boca, con el dedo toco el borde de tu boca…”. Vaya cosas hermosas que se podían escribir.

 

“¿Por qué le gusta tanto París, señora?”

 

 
Condividi e segnala Condividi e segnala - permalink - Segnala abuso
 
 

Ella

Post n°29 pubblicato il 26 Febbraio 2009 da viajera67

 

 

Seducción.

 

Te miraba mientras te pintabas los labios, te arreglabas las cejas, acariciabas tu pelo suelto encima del hombro. Te ponías las medias y entonces mis ojos se perdían en tus piernas mientras nuestras miradas se cruzaban cómplices. Empezábamos a charlar de literatura mientras nuestros labios se acercaban, se alejaban; nos tumbábamos en el suelo con mi lengua que bajaba a buscar tu cuerpo, y te mordía fuerte perdiéndome en tu deseo.

 

Te arreglabas, volvías a pintarte los labios, a mirarte al espejo. Un encuentro, un paseo, una conferencia. Nos vemos luego, ¿vale? Me dejabas con las bragas mojadas, las velas encendidas, y una cara de idiota que me acompañaba durante todo el día.

 

Una tarde te vi por la calle. Estabas tomándote un café en una terraza con unos amigos. Me acerqué, te besé en los labios, seguiste como si nada, charlando, seduciendo, jugando incluso con mi deseo. Cruzabas las piernas, la gente me miraba, te sonreía. ¿Era ésta la complicidad qué buscabas, piba?

 

Me fui a dar un paseo, no quería verte así. Saliste a buscarme. “Te echo de menos”, me dijiste, “quédate conmigo”. Se te bajó el rímel por la cara, estabas guapa más que nunca, te acaricié los ojos, me cogiste da la mano, “vayámonos a casa, quedémonos un rato a solas, quisiera entrarte, sentirte...”. Tu sonrisa buscaba la pasión que alimentabas cuando te sentías perdida en mi deseo. “Me apetece estar un rato sola”, te dije. Me besaste, volviste a sentarte con tus amigos, me miraste desde lejos.

 

En casa me puse a leer, a escribir, y eso te molestó. Empezaste a seducirme, intenté resistirte, “déjame acabar”, te dije, te pusiste seria. Era lo que quería porque luego, insegura más que nunca, tirabas como Dios manda. ¿Era pasión, miedo o ganas de estar conmigo? Volví a acordarme de la terraza, tragando tus café, cruzando tus piernas, sonriendo y seduciendo incluso a quien pedía informaciones por la calle.

 

Me tiré sobre ti, te arranqué el calzón, las medias, te toqué el culo, te busqué con los labios. No te dije nada, ni te quiero, ni nada por el estilo. Te odiaba, deseaba y quería al mismo tiempo. Tiramos como locas. ¿Era lo que querías, verdad?

 

Luego te acompañé al aeropuerto. Aquel día no te pusiste el rimel ni te arreglaste el pelo, y en el metro no intentaste ligar con nadie. Algo es algo. “Te echaré de menos”, me dijiste. “Hoy no te has puesto las medias”, comenté. “Lo has notado, ¿verdad mi amor? Es que hoy quería sentirme libre”. “¿No eran las medias las que te hacían libre?”. Volviste a buscar mis labios entre la gente que ya a esta altura no se perdía una palabra de nuestra conversación.

 

Intentaste llamarme, escribirme, pero ya no te salía nada. Fue más fácil desaparecer del mapa, como si nada hubiese pasado ni hubiese nunca ocurrido...

 

Meses después volví a verte entre la gente. Te despediste de tus amigos y estuvimos un rato a solas. No te dije lo guapa que estabas, y sí que estabas muy guapa. Te abrasé, nos despedimos como siempre. Volviste a tu mundo y yo al mío, pero aquel día sentí que nuestros mundos se tocaron. Por unos maravillosos, inolvidables segundos que a mí parecieron eternos. ¿Y a vos, piba?

 

 
Condividi e segnala Condividi e segnala - permalink - Segnala abuso
 
 

Amiga

Post n°28 pubblicato il 26 Febbraio 2009 da viajera67

 

Amiga.

 

Me llamó un domingo por la tarde, reconocí el número: “¿Qué tal amiga?”. “¡Ana! ¡Qué sorpresa!. ¿Qué es de tu vida?”. “Acabo de regresar de un viaje, quiero verte. ¿Te apetece un café en el Haití dentro de media hora?”. “¿Es urgente?” “Necesito contarte algo”. “De acuerdo, me ducho y voy para allá”.

 

Llevaba tiempo sin ver a Ana, mi amiga del colegio, mi mejor amiga. Me acostaba con su marido, no tenía valor para hablarle de la pasión que llevaba dentro.¿Y si ella lo sabe y quiere que le explique?. ¿Qué hay que explicar?.

 

Llamé a Juan, celular apagado, maldita sea. Llegué con retraso, la vi sentada en la vereda, un cigarro, un capuchino, mirada cruzada. Quería morirme. “Linda, ¿cómo estas?”. “Carla, ¡qué gusto verte!. Si no te llamo yo no hay quien te vea, ¿eh?”. “Estoy súper ocupada. “Ya sé. Tienes una cara bien vivida. Dime: ¿en qué andas?”. “Nada, un período tranquilo... “ Bueno, te cuento. La semana pasada estuve en Iquito para ver a un cliente...”. “Dime”. “Tu amiga: la tímida, la introvertida pasó una semana de locura.”. “¡No me digas! ¿Con el cliente?”. “No sabes lo bueno que estaba, casi pierdo el avión, la cabeza y todo”. “Me alegro, amiga”. “¿Te alegras? Por fin me siento viva, llevaba tiempo sin sentirme así. Bien hiciste tú en no casarte. ¡No sabes qué rollo llevo ahora en la cabeza!”. “¿Se lo contaste a Juan?”. “¡Todavía!”. “¿Qué piensas hacer?”. “No sé, pero Juan e yo no tenemos secretos.” “¡No me digas!”. “¿Qué me aconsejas?”. “No sé, ¿cómo te sientes?”. “No me siento culpable, lo hice fuera de Lima, fue una cosa pasajera, no quiero complicarme la vida. Si tuviera algo aquí sería otra cosa, ¿te parece?“. “¿Cómo?”. “¡Aquí sería otra cosa!.¿Te pasa algo?”

 

No, no me pasa nada. “Me alegro por ti, de veras”. Quería desaparecer del mapa, irme a Cuzco, a Chiclayo, a donde fuera. Me estaba enganchando con su marido, me sentía una nada y una mujer feliz y satisfecha al mismo tiempo. “¿No tienes a algún amante escondido por ahí? Estos ojos me ocultan algo...”. “No, Ana, estoy sola”. “¿Estas bien? Pareces preocupada. Te invito a cenar a casa, me da gusto charlar contigo”. “Gracias, prefiero acostarme pronto”. Pero deseaba ver a Juan, preguntarle por qué no me devolvía las llamadas, si tenía a otra, y si todavía me tenía a mí.

 

Estaba confundida, maldito Juan. Envidiaba a su esposa, a mi amiga, por tener el derecho de despertar con él, de pedirle un cigarro, un vaso de leche, una noche de locura. “¿Te animas?”. “¿A qué?”. “Anda, vamos a casa. Si es tarde puedes quedarte en el sofá”. “¿En el sofá?”. “Sí, tengo uno grande, ¿te acuerdas?”. Claro que me acordaba, conocía cada rincón de su casa. Me sentía “adrenalínica” y culpable. “Si quieres podemos pedir a Juan que te acompañe. Démosle una sorpresa, se alegrará”. “¿Segura?”. “Hace mucho que no se ven, ¿verdad?” . Un minuto de silencio, ¿lo sabía todo o no sabía nada?. “Claro, hace mucho”. Un par de días, pensé. Una eternidad. Quería verle la cara, desafiarlo en su misma casa. Demostrarle que era capaz de todo por tenerlo a mi lado. ¿No tenían secretos?,¿era una indirecta?. ¿Y si Juan se lo había contado?. Aquel hombre era capaz de todo. Mi amiga ni hablar. ¿Amiga? Me sentía una hipócrita. ¿Ir a su casa?.¿Y si fuera una trampa?.

 

Sonó el celular, me puse nerviosa, lo apagué. Ana me miraba a los ojos, ¿quería darme un abrazo, una bofetada?. ¡Ojalá lo hubiera hecho!. “¿Ana?”. “¿Sí?”. “Estoy cansada, prefiero acostarme pronto”. “Amiga, para cualquier cosa cuenta conmigo”. “Gracias”. “No perdamos el contacto, ¿eh?”. Arranqué el auto y me fui a la playa. Ojalá fuera una pesadilla, pensé. Ojalá no tuviera el deseo de tocar el timbre de su casa, de darle una sorpresa, de abrazarlo en su cama. De prepararle una sopa, una manzanilla, un té con menta. Ojalá no estuviera donde estoy, mirando desde mi auto, como cada noche, la ventana de su casa, de su mundo, hasta el amanecer.

 
Condividi e segnala Condividi e segnala - permalink - Segnala abuso
 
 

Arbol

Post n°27 pubblicato il 26 Febbraio 2009 da viajera67

 

Subió sobre un árbol “desde aquí no bajo”.Y mantuvo su palabra.

 

 

Se había enamorado de una mujer que no le correspondía. Quería bajarse del árbol sólo cuando ella la hubiese buscado. Ella iba a cines, teatros, salía con sus amigas. Hablaba de poesía, arte, literatura pero no la buscaba. Y Silvia, noches tras noches, se quedaba encima del árbol. “¡Si no me busca, me quedaré aquí!

 

Un día la vio pasar con una de sus amigas. La llamó. La otra no le hizo caso. Hablaba de literatura: “Últimamente me chifla mucho Benedetti, no te salves, no te quedes inmóvil al borde del camino, no quieras con desgana”. “!Amore!. ¡Estoy aquí!”. “No te salves ahora ni nunca.”. “¡Amore!”. “No te salves”

 

Le tiró una pera desde el árbol. La golpeó en la cabeza. Claudia se cayó al suelo, Silvia bajó del árbol, recitando a Benedetti: “No te llenes de calma, no te duermas sin sueños, no te pienses sin sangre. No te salves”

 

La otra la miró interesada: “¿Conoces a Benedetti?.¿Has leído a Cortázar?”. “¡Lo leíamos juntas en la cama!”. ¡Qué romántico!. ¡Una mujer baja de un árbol y empieza a recitar poesías de Benedetti!”. “¿Quieres llamar una ambulancia?”. “ ¿Has leído a Elliot?”. “¡Tu amiga está perdiendo sangre!”. “¿Si te doy mi móvil, me llamas?”.

 

“¡Suerte que se ha caído una pera del árbol!”. “¡La pera la lancé yo!”. “¿Podemos quedar un día de estos para tomarnos un café?”. “¡Yo vivo sobre los árboles!”. “¡A mí también me encantaría!”.La gente gritaba por la calle: “¡Esta mujer no se mueve!. ¡Tenemos que llamar una ambulancia!”. “Dime, ¿has leído a Borges?. ¿Me das tu teléfono?”. “¿Llamamos la ambulancia sí o no? Yo tengo que regresar al árbol”. “¿Si subiera contigo me hablarías de Cortázar?”. “Yo si subo lanzo peras”. “Yo también, ¿qué crees?”.

“¿Y ahora qué haces?, ¿Estás loca o qué?”. “¡Le tiro otra pera para que no se despierte y vuelva a hablarme de Eliot! ¡No lo aguanto!. ¿Qué se tiene qué soportar para echarse un polvo, verdad?”.

Llegó la ambulancia, la mujer no se despertaba, Silvia decidió acompañarla hasta el hospital. “¿Tú qué haces? ¿Vienes conmigo?”. “¡No!. He quedado con una colega. ¡No quiero llegar tarde!. Vamos al Reina Sofía. Cuando se despierta dile que me he ido.

“¿No querías echarte un polvo?”. “¡Me echaré otro!. ¿Qué más da?. ¡La otra está obsesionada con el dadaísmo, pero es menos coñazo que el cubismo!. ¿Me llamas un día de estos?”.

 
Condividi e segnala Condividi e segnala - permalink - Segnala abuso
 
 
« Precedenti Successivi »